martes, 4 de marzo de 2014

36 días después, aparece sin vida Esperanza Manuela Chaparro Sáenz.


  

Chihuahua, Chih. a martes 04 de marzo de 2014

Comunicado de prensa





·         36 días después, aparece sin vida Esperanza Manuela Chaparro Sáenz.

·         La Unidad de Personas Ausentes y Extraviada en la capital de Chihuahua, no cuenta con personal capacitado para la búsqueda de mujeres desaparecidas que se encuentran en alto riesgo.

Esperanza Manuela Chaparro Sáenz, de 19 años de edad, fue desaparecida en el centro de la ciudad de Chihuahua el pasado 26 de enero de 2014, en su trayecto del trabajo de medio tiempo a su casa.

El día domingo 2 de marzo, después de cinco semanas de búsqueda, la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctima del Delito por Razones de Genero (FEM) informó que el cuerpo sin vida de Esperanza había sido encontrado en la Sierra Nombre de Dios por una persona que pasaba por el lugar.

Ante está situación y los feminicidios que se han presentado en los últimos meses, JPNH quiere señalar las siguientes negligencias y omisiones observadas en la búsqueda de Esperanza:

-       A pesar de que la familia acudió inmediatamente a las autoridades municipales para buscarla, éstas no se aseguraron de que el reporte por desaparición fuera interpuesto ese mismo día ante (FEM), éste fue interpuesto hasta el día siguiente.

-       La primera fase del Protocolo Alba, no se activó de forma inmediata, fue hasta tres días después de la desaparición.


-       Aunque por primera vez, se activo en la capital de Chihuahua, la segunda fase del Protocolo Alba, se pudo observar que las demás instancias como militares, policía federal,  policía municipal, vialidad,  entre otras, no contribuyeron de forma significativa a la búsqueda, pues el diseño del Protocolo no obliga a éstas instancias a realizar trabajo de búsqueda, es únicamente si por casualidad les llega o encuentran información que tendrían que reportar a la FEM.

-       La Unidad de la FEM, responsable de realizar la búsqueda, no está capacitada para buscar a mujeres que se encuentran en riesgo, mucho menos víctimas de trata. En el caso de Esperanza, cuando terminaron de buscar en los entornos cercanos, prácticamente no supieron como continuar investigando eficazmente.

-       Las autoridades continúan revictimizando a las víctimas, al depositar la responsabilidad de lo sucedido en ellas, tal como lo hizo el Fiscal General González Nicolás  al declarar que “Esperanza estaba deprimida y eso la llevo a tomar malas decisiones”. Además la carta de la cual habla el Fiscal, es evidencia en la investigación, por lo cual es irresponsable ventilar está información, pues se puede advertir a los responsables del crimen.

“Esperanza Chaparro, no estaba deprimida, era una joven universitaria, llena de vida, metas y planes. Tampoco son los valores o la falta de ellos, quienes provocan que una mujer sea asesinada o desaparecida, sino el hecho de que  las autoridades han sido incapaces de prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia, así como crear oportunidades para todos los sectores de la población. Pero resulta más fácil para las autoridades, ante su incompetencia, endosarle la responsabilidad a las familias” palabras de Norma Ledezma, coordinadora general de JPNH.

En 20 años (1993-2013), JPNH ha documentado más de 2200 asesinatos de mujeres, como se puede observar, los feminicidios en Chihuahua nunca se han ido, por lo cual si bien es cierto no hay que entrar en pánico, pero si hay que estar alerta, ya que cualquier mujer puede ser víctima.  

Para mayor información comunicarse al teléfono: 614 1 64 55 46 y al 614 4 13 33 55.