viernes, 13 de mayo de 2011

COMUNICADO DE PRENSA Celebramos la reunificación de niña migrante salvadoreña con su abuela en la Ciudad de Chihuahua.



  • ·         Celebramos la reunificación de niña migrante salvadoreña con su abuela en la Ciudad de Chihuahua.

  • ·         Reconocen que el gobierno mexicano otorgó una visa humanitaria a la pequeña de 8 años que fue abusada sexualmente durante el trayecto que realizó hacia Estados Unidos para reunirse con su madre.
El 12 de mayo, a las 4 de la tarde, Ana Girón, abuela de la niña pudo recuperar a su nieta, gracias a su persistencia y al Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) quienes  diseñaron  una estrategia jurídica con base en los tratados internacionales para argumentar ante las autoridades migratorias y el gobierno del estado  el interés superior de las y los y niños, y lograr que permitieran la reunificación familiar.

Desde el 18 de abril, la menor V. de 8 años permanecía en el DIF en la Ciudad de Chihuahua. La niña Salvadoreña intentaba llegar a Estados Unidos para reunirse con su mamá y en el trayecto fue víctima de abuso sexual.  

El 4 de mayo, la Sra. Ana Girón, abuela de la niña llegó a la Ciudad de Chihuahua para iniciar una lucha incansable que duró 9 días, para recuperar a su nieta y que incluyó postrarse durante varias jornadas en su silla de ruedas en la cruz de clavos, frente al palacio de gobierno de la Ciudad de Chihuahua. Declaró que no se iría del estado de Chihuahua sin su nieta en brazos.

El 12 de mayo por la mañana, la Sra. Girón e integrantes del CEDEHM y de JPNH esperaron frente al Palacio de Gobierno al Gobernador César Duarte y lograron hablar con él para solicitar su intervención en el caso. El mismo día, en una reunión de alto nivel,  encabezada por la Secretaria General de Gobierno en la que participaron funcionarias/os del gobierno estatal y federal, personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la cónsul del Salvador así como la abuela de V. y su abogada Lucha Castro, l@s defensor@s de derechos humanos  Gabino Gómez, Juan Carlos Solís y Norma Ledezma se acordó que el Gobierno Mexicano entregaría una visa humanitaria a la niña y se entregaría la custodia definitiva a su abuela.

La tarde del 12 de mayo, fue motivo de celebración. Las/los funcionarios de migración que estuvieron presentes en la entrega de la niña no pudieron ocultar su emoción al ver la felicidad de V. cuando finalmente pudo salir del albergue y abrazar a su abuela.

La abuela,  tiene la custodia de su nieta y la niña cuenta ahora con una visa humanitaria entregada por el gobierno mexicano.

Lucha Castro,  señaló que al salir “La niña comió helado con su abuela”. Reconoció “el trabajo realizado por el Estado México para responder correctamente a las demandas legítimas y justas que realizamos”. Concluyó: “Éste es un gran triunfo, que se debe fundamentalmente a la lucha de  la abuela y de la tía Mónica,  mujeres que llegaron con la convicción de que jamás regresarían sin la pequeña; un logro de las Organizaciones de la Sociedad Civil de los Ángeles California, coordinadas por la  Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA) y por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres y Justicia Para Nuestras Hijas de Chihuahua, como un esfuerzo binacional”

Nos sentimos felices  y confiamos  en que el caso siente precedentes para garantizar los derechos de otras niñas y niños migrantes que deben cruzar nuestro país y que esperan la reunificación familiar”.

Centro de Derechos Humanos de las Mujeres. 415-41-52. www.cedehm.org.mx,

The number of murders of women in Chihuahua has increased in comparison to last year

·         The number of murders of women in Chihuahua has increased in comparison to last      year
             
       Ciudad Juárez continues to top the list of murders of women in the state.



The incidence of femicide continues to increase in Chihuahua, perpetuating the dangerous and vulnerable situation faced by women and girls of the state.
In the first four months of the year (from 1 January to 30 April 2011) the organization Justice for our Daughters documented 140 murders of women in the state of Chihuahua, while in the same period of 2010 the figure was 122 murders, representing an increase of 13%.
The premeditated murders against women continue to display the same characteristics as in previous months in that the majority of these occurred in Ciudad Juárez.  Of the 140 murders committed in this period, 88, or 63%, occurred in this border city.
The murders of women continue to increase despite the implementation of the “We are all Juárez” Plan and the presence of police and soldiers in the streets.  If the rest of 2011 continues at the same rate the total number of murders for this year will overtake the highest figure registered yet, which was 446 murders registered last year in 2010.
According to the analysis undertaken by Justice for our Daughters, the majority of women were killed with firearms.  The names of these women and girls can be found in the database of Justice for our Daughters which can be consulted on its website, under the section “femicides”.
Faced with this situation, civil society organizations continue their efforts to put an end to this issue as well as demanding prompt and effective investigations so that the Mexican State complies with its obligations to identify and punish those responsible for these crimes.

For more information, please contact Justice for our Daughters:
Tel.  +52 (614) 4-13-33 55. www.justiciaparanuestrashijas.org.mx 

martes, 10 de mayo de 2011

Discurso de Norma Ledezma al ser la ganadora del premio Nacional de Derechos Humanos Sergio Méndez Arceo, en la categoría de persona.

Cuernavaca 7 de mayo 2011

La historia de los derechos humanos es muy amplia y profunda, existen grandes luchadores grandes héroes y heroínas, que luchan por los derechos a una vivienda digna, por el derecho a la salud por la tierra, por la  libertad de expresión  y todos y cada son necesarios.

Mi lucha es por lo más valioso que hay en esta vida la  vida misma, en este camino  ha aprendido a ver todo  diferente, a valorar a las personas, a dar mi tiempo, mi  esfuerzo mi salud y si es necesario la vida misma, por defender otras.

Y como no hacerlo si yo misma viví esa agonía tormentosa cuando desaparecieron a mi hija, mi amada Paloma, que solo tenía 16 años, su frágil y pequeño cuerpo fue sometido a tortura, y no sé  cuantos minutos horas o días padeció esa angustia, ese terror, ese dolor  y agonía, no sé dónde estuvo y en qué lugar fue su último aliento, para finalmente depositar su cuerpo sin vida en un arroyo seco en el desierto Chihuahua.

Ese recuerdo me atormenta y lacera mi corazón continuamente, desde ese día he pasado los peores momentos de mi existencia. Cuando tuve sus restos en mi poder, la desesperación y angustia se convirtieron en dolor, dolor  tan intenso, tan inseparable que lo convertí en mi aliado, pues ya nunca me ha dejado.

Aquel viernes santo, aquella noche gris del 29 de marzo 2002, un sencillo ataúd de madera blanco, guardaban los restos de mi Paloma. Ahí entre la luz de la velas y el aroma de las flores que rodeaban el ataúd, entre mormullos y sollozos, entre los  llantos  incontrolables de sus amigos, de nuestra familia, la mirada perdida de su abuelo y el dolor silencioso de su hermano, ahí  Jure  una promesa.  A otro día en su tumba,  me arrodille sobre la tierra aun blanda y  le reitere mi promesa JAMAS PARARE JAMAS DESCANSARE,  HASTA ENCONTRAR A LOS QUE TE HICIERON ESTO, A TUS ASESINOS.

Desde ese día lucho ininterrumpidamente, esta es mi respuesta a esa pregunta de ¿Porque no descanso? Un juramento no se quebranta, una promesa no se incumple.

 Este reconocimiento se lo debo a las madres de Justicia para Nuestras Hijas, que creyeron  en mí, depositando su confianza sin vacilación para unirnos y exigir Justicia, a mi equipo de trabajo que me respetan y me apoyan  incondicionalmente.

A las Organizaciones de Chihuahua, de México, a las Internacionales que me han respaldado, acompañado y asesorado en este largo camino.
A mi familia, a mis hermanos que lloraron conmigo la partida de Paloma y no me han dejado.
A mis  compañeros que comparten conmigo el sueño de encontrar Justicia, a los que creen que si se puede.
A mis amigos, a los que han enjugado mi llanto en medio de mi  soledad y tristeza, que me animan y me dan aliento diciéndome, SIEMPRE ESTARE CONTIGO, NO TE VOY A LEVANTAR, PORQUE SENCILLAMENTE NO TE DEJARE CAER.

A los que me han prometido que caminaremos juntos hasta llegar a la meta, a los que dedican de su tiempo a esta causa y por ello sacrifican el tiempo con sus familias.
        
A ESOS HOMBRES Y MUJERES GRACIAS.

A ustedes que decidieron y que votaron por mí, decisión que seguramente les costó tomar ya que somos tantos y tantas las personas que luchamos por un mundo mejor, a la Fundación Don Sergio Méndez Arceo, por tomar en cuenta la lucha de las personas y seguir promoviendo y motivando a continuar en pro de los más débiles, de los más necesitados, a seguir siendo la voz del los que no la tienen, nosotros los de abajo.

Especialmente ofrezco este reconocimiento  a mis hijos FABIAN Y PALOMA.

A  mi amado Fabián, que solo tenía 12 años cuando le toco vivir este singular suceso, que a su temprana edad vivió capítulos de dolor y soledad, injusticia y abandono, que  solitario y silenciosamente lloro la pérdida de su única hermana y que  hasta hoy  no comparece ni la nombra en público, hacerlo es  hacer sangrar la herida,  aun no cerrada.

A mi amada Paloma, que su corta estancia en esta tierra me hizo tan feliz  y me enseño amar sin condiciones, sin prejuicios, ni censuras, amaba y  protegía a los niños y a los ancianos, a los perros y gatos y se mostraba indignada ante las injusticias, a ella mi Paloma Querida, que con su partida me transformo en lo que hoy soy, el dolor de su ausencia ha sido el motor para seguir adelante.

A Dios que permitió que pasara por este valle de sombra de muerte, por este desierto de dolor pero que El nunca me ha dejado. En la noche oscura su luz me ilumina y durante los  días cuando el sol del desierto me debilita, una nube de consuelo me conforta.

Seguiré caminando en búsqueda de la verdad y la Justicia, esperando un día  ver brillar el Sol de Justicia en  un nuevo amanecer, esto le dejare a mis nietos, a mis amigos, a la sociedad, una  lucha legítima y genuina, demostrando que si se puede levantar, que si se puede  caminar, solo necesitamos decidirnos.

Seguiré luchando por un mejor país y un mundo más justo. Por Justicia para Paloma, Marisela, Rubí,  Diana, Viviana, Perla y por todas las mujeres asesinadas que su sangre  rego el desierto de Chihuahua y  aun siguen  clamando  Justicia.

Y al final de mis días descansare en paz, entonces mi sueño se habrá cumplido, cuando repose junto a la fuente de agua viva, entonces tendré a mi hija en mis brazos y le diré MISION CUMPLIDA.

NO SE PUEDE CONSTRUIR LA JUSTICIA, SEPULTANDO EL PASADO
PORQUE JUSTICIA SE PAGA CON JUSTICIA.

NORMA LEDEZMA
Cuernavaca 7 de mayo 2011

La historia de los derechos humanos es muy amplia y profunda, existen grandes luchadores grandes héroes y heroínas, que luchan por los derechos a una vivienda digna, por el derecho a la salud por la tierra, por la  libertad de expresión  y todos y cada son necesarios.

Mi lucha es por lo más valioso que hay en esta vida la  vida misma, en este camino  ha aprendido a ver todo  diferente, a valorar a las personas, a dar mi tiempo, mi  esfuerzo mi salud y si es necesario la vida misma, por defender otras.

Y como no hacerlo si yo misma viví esa agonía tormentosa cuando desaparecieron a mi hija, mi amada Paloma, que solo tenía 16 años, su frágil y pequeño cuerpo fue sometido a tortura, y no sé  cuantos minutos horas o días padeció esa angustia, ese terror, ese dolor  y agonía, no sé dónde estuvo y en qué lugar fue su último aliento, para finalmente depositar su cuerpo sin vida en un arroyo seco en el desierto Chihuahua.

Ese recuerdo me atormenta y lacera mi corazón continuamente, desde ese día he pasado los peores momentos de mi existencia. Cuando tuve sus restos en mi poder, la desesperación y angustia se convirtieron en dolor, dolor  tan intenso, tan inseparable que lo convertí en mi aliado, pues ya nunca me ha dejado.

Aquel viernes santo, aquella noche gris del 29 de marzo 2002, un sencillo ataúd de madera blanco, guardaban los restos de mi Paloma. Ahí entre la luz de la velas y el aroma de las flores que rodeaban el ataúd, entre mormullos y sollozos, entre los  llantos  incontrolables de sus amigos, de nuestra familia, la mirada perdida de su abuelo y el dolor silencioso de su hermano, ahí  Jure  una promesa.  A otro día en su tumba,  me arrodille sobre la tierra aun blanda y  le reitere mi promesa JAMAS PARARE JAMAS DESCANSARE,  HASTA ENCONTRAR A LOS QUE TE HICIERON ESTO, A TUS ASESINOS.

Desde ese día lucho ininterrumpidamente, esta es mi respuesta a esa pregunta de ¿Porque no descanso? Un juramento no se quebranta, una promesa no se incumple.

 Este reconocimiento se lo debo a las madres de Justicia para Nuestras Hijas, que creyeron  en mí, depositando su confianza sin vacilación para unirnos y exigir Justicia, a mi equipo de trabajo que me respetan y me apoyan  incondicionalmente.

A las Organizaciones de Chihuahua, de México, a las Internacionales que me han respaldado, acompañado y asesorado en este largo camino.
A mi familia, a mis hermanos que lloraron conmigo la partida de Paloma y no me han dejado.
A mis  compañeros que comparten conmigo el sueño de encontrar Justicia, a los que creen que si se puede.
A mis amigos, a los que han enjugado mi llanto en medio de mi  soledad y tristeza, que me animan y me dan aliento diciéndome, SIEMPRE ESTARE CONTIGO, NO TE VOY A LEVANTAR, PORQUE SENCILLAMENTE NO TE DEJARE CAER.
A los que me han prometido que caminaremos juntos hasta llegar a la meta, a los que dedican de su tiempo a esta causa y por ello sacrifican el tiempo con sus familias.
        
A ESOS HOMBRES Y MUJERES GRACIAS.

A ustedes que decidieron y que votaron por mí, decisión que seguramente les costó tomar ya que somos tantos y tantas las personas que luchamos por un mundo mejor, a la Fundación Don Sergio Méndez Arceo, por tomar en cuenta la lucha de las personas y seguir promoviendo y motivando a continuar en pro de los más débiles, de los más necesitados, a seguir siendo la voz del los que no la tienen, nosotros los de abajo.

Especialmente ofrezco este reconocimiento  a mis hijos FABIAN Y PALOMA.

A  mi amado Fabián, que solo tenía 12 años cuando le toco vivir este singular suceso, que a su temprana edad vivió capítulos de dolor y soledad, injusticia y abandono, que  solitario y silenciosamente lloro la pérdida de su única hermana y que  hasta hoy  no comparece ni la nombra en público, hacerlo es  hacer sangrar la herida,  aun no cerrada.

A mi amada Paloma, que su corta estancia en esta tierra me hizo tan feliz  y me enseño amar sin condiciones, sin prejuicios, ni censuras, amaba y  protegía a los niños y a los ancianos, a los perros y gatos y se mostraba indignada ante las injusticias, a ella mi Paloma Querida, que con su partida me transformo en lo que hoy soy, el dolor de su ausencia ha sido el motor para seguir adelante.

A Dios que permitió que pasara por este valle de sombra de muerte, por este desierto de dolor pero que El nunca me ha dejado. En la noche oscura su luz me ilumina y durante los  días cuando el sol del desierto me debilita, una nube de consuelo me conforta.

Seguiré caminando en búsqueda de la verdad y la Justicia, esperando un día  ver brillar el Sol de Justicia en  un nuevo amanecer, esto le dejare a mis nietos, a mis amigos, a la sociedad, una  lucha legítima y genuina, demostrando que si se puede levantar, que si se puede  caminar, solo necesitamos decidirnos.

Seguiré luchando por un mejor país y un mundo más justo. Por Justicia para Paloma, Marisela, Rubí,  Diana, Viviana, Perla y por todas las mujeres asesinadas que su sangre  rego el desierto de Chihuahua y  aun siguen  clamando  Justicia.

Y al final de mis días descansare en paz, entonces mi sueño se habrá cumplido, cuando repose junto a la fuente de agua viva, entonces tendré a mi hija en mis brazos y le diré MISION CUMPLIDA.

NO SE PUEDE CONSTRUIR LA JUSTICIA, SEPULTANDO EL PASADO
PORQUE JUSTICIA SE PAGA CON JUSTICIA.

NORMA LEDEZMA

Carta a una hija ausente Norma Ledezma Ortega


10 Mayo 2011

Carta a una hija ausente

En este día en que todo México celebra el día de la madre y que los hijos van a ver a esa mujer que les dio la vida.  Que todo es emotivo,  abrazos,  risas, es una gran fiesta y claro así debe de ser.

Carta a una hija ausente

Hija  mía en este 10 de mayo quiero dedicarte este pensamiento

Cuando naciste, cambiaste mi mundo gris, con la luz maravillosa de tu presencia, tanto que el sol brillo más que nunca, cuando por primera vez tuve en mis brazos, tu pequeño y  frágil cuerpecito, sentí que nada nos podría separar jamás, tus hermosos ojos, tus pequeñas manos, tu aliento puro y limpio tan cerca del mío, sabía que tenía que protegerte. Fuiste mi cielo, mi patria, mi mundo. Te prometí  amarte y defenderte  ser tu escudo tu espada  y tu estandarte. Creciste con sueños, ilusiones y metas. Todo iba bien, me enseñaste a amar sin condiciones, sin ataduras y sin prejuicios.

 Pasaron los años y un día saliste de tu hogar y ya no regresaste. Ese día mí cielo se oscureció, el sol ya no brillo más y tiempo después me entregaron tu cuerpo inerte en un ataúd blanco,  herméticamente cerrado.

No sé qué pasó

Solo sé que no te pude defender de tus asesinos, que no estuve en esos momentos que me necesitaste, que no pude cerrar tus ojos por última vez y tomar tus manos entre las mías, para encaminarte al viaje sin retorno. Si tan solo hubiese podido estar ahí, sin pensarlo  mi sangre y mi vida la hubiera dado por la tuya.

Hoy no estás físicamente, pero tu esencia permanece en mí, más fuerte que nunca.
Por  eso ante esta tumba te pido perdón y reitero mi promesa.


No dejaré de luchar por esta causa, lucharé hasta el final, no importa cuántas  batallas  pierda y vaya perdiendo partes de mi corazón, no importa que mis sentimientos se marchiten, lucharé por esta causa hasta el final.

Creo profundamente en un mundo mejor y es para mí un bien más real que esta miserable quimera que nosotros devoramos y llamamos vida, lo creo con toda la fuerza de mi convicción y después de tantas luchas, tantas pruebas y tantos estudios, este es el consuelo de mi alma.

No hay triunfo sin renuncia, victoria sin sufrimiento, libertad sin sacrificio.

Norma Ledezma
Justicia Para Nuestras hijas

 No podemos construir la Justicia sepultando el pasado
 Porque Justicia se paga con Justicia

lunes, 9 de mayo de 2011


09 Mayo 2011


• Se incrementa el número de homicidios de mujeres en Chihuahua, con respecto al año pasado.

• Ciudad Juárez continúa encabezando la lista de homicidios de mujeres en el estado.


Los feminicidios continúan a la alta en Chihuahua, por lo que persiste una situación de peligro y vulnerabilidad para las mujeres y niñas en el estado.

En los primeros cuatro meses del año (del 1 de enero al 30 de abril del 2011), la organización Justicia Para Nuestras Hijas documentó 140 homicidios de mujeres en el Estado de Chihuahua, mientras que en el mismo lapso, pero del año pasado, la cifra fue de 122 homicidios; lo que representa un incremento de 13%.

Los homicidios dolosos contra mujeres siguen la misma línea que meses pasados, ya que la mayoría de éstos sucedieron en Ciudad Juárez. En efecto, 88 de los 140 homicidios , es decir un 63%, ocurrieron en esa ciudad fronteriza.

A pesar de la implementación del plan "Todos Somos Juárez" y de la presencia de miles de policías y militares en las calles, los homicidios de mujeres continúan aumentando. De seguir la tendencia como hasta ahora, la cifra para este año superaría el récord histórico de 446 homicidios que se registró el año pasado.

De acuerdo con la revisión hemerográfica que realiza Justicia para Nuestras Hijas, la mayoría de las mujeres fueron asesinadas con armas de fuego. Los nombres de estas mujeres y niñas se encuentran en la base de datos que elabora la organización Justicia y que se puede consultar dentro de su página web, en la sección de "feminicidios".

Ante esta situación, organizaciones de la sociedad civil continúan con su esfuerzo por poner fin a la situación, así como exigir una pronta y eficaz investigación para que el Estado Mexicano cumpla con su obligación de encontrar y sancionar a los responsables.


Para mayor información comunicarse a Justicia para Nuestras Hijas.
Tel. +52 (614) 4-13-33 55. www.justiciaparanuestrashijas.org.mx
Twt:@jpnh01 investigacion@justiciaparanuestrashijas.org