sábado, 18 de diciembre de 2010

viernes, 17 de diciembre de 2010

Mujeres de Juárez exigen justicia en Los Pinos

Marisela Escobedo y Bertha Alicia García, madres de Rubí y de Brenda Berenice, jóvenes asesinadas en Juárez, se reunieron con funcionarios de la Procuraduría General de la República para exigir justicia



Mientras el presidente Felipe Calderón se alejó tres días de esta semana de la escena pública para realizar actividades privadas, esta mañana madres de dos jovencitas víctimas en Ciudad Juárez acudieron a la casa presidencial para exigir justicia.
"Les estamos dando un mes de plazo para obtener resultados positivos en cuanto a Sergio Rafael Barraza Bocanegra,el asesino de mi hija, Rubí Marisol, y en cuanto a que nos traigan a la joven Brenda Berenice Castillo Mejía", afirmó la señora Marisela Escobedo, madre de Rubí.
La mujer dijo que si el 30 de agosto próximo no detienen a Barraza Bocanegra "vamos a salir desde Ciudad Juárez desde el puente internacional a pie desde aquí hasta Los Pinos, lo que nos tardemos en llegar".
Organizaciones de la sociedad civil, Marisela Escobedo y Bertha Alicia García, madres de Rubí y de Brenda Berenice, se reunieron ayer con funcionarios de la Procuraduría General de la República para exigir justicia por los casos de feminicidio y desaparición de sus hijas en Ciudad Juárez Chihuahua.
Hoy las madres levantaron el campamento "Contra el feminicidio y la trata de personas exigimos justicia" instalado en el Hemiciclo a Juárez, en la Ciudad de México, y acudieron a la residencia oficial de Los Pinos a entregar una carta dirigida al presidente Felipe Calderón para informarle de la situación.
Ellas informaron que con esta acción terminan su recorrido por la República y regresan a Chihuahua.
La nueva caminata será "desde el puente Santa Fe, en caso de que no agarren a Sergio y no devuelvan a Brenda Berenice. Estamos bastante desgastados no solamente las madres, las familias en general. Queremos resultados un individuo en la cárcel y una joven en su casa", reclamó la madre tras las vallas que colocó la policía capitalina.
A Sergio Rafael Barraza deben detenerlo "porque asesinó a mi hija, es un asesino confeso, y está sentenciado, está declarado culpable. Venimos aquí a exigir justicia, que no hemos encontrado en nuestra ciudad, en nuestro estado, la tenemos que encontrar en la federación y la teníamos que haber encontrado desde hace mucho", añadió Marisela.
"Ahora sí que yo estoy a la expectativa, y con un tiempo límite, no hablemos de confianza. Porque esa ya desgraciadamente se la tienen que ganar ellos y la poquita o mucha que yo hubiera tenido, desgraciadamente en mí Estado acabaron con ella", puntualizó.

Realizan homenaje a madre de Rubí afuera de Palacio






(Chihuahua).- Justo en el lugar donde cayó inconsciente Marisela Escobeso tras recibir un disparo en la cabeza, líderes sociales y activistas colocaron una corona de flores y mantas como homenaje a la madre de Rubí.

La corona la colocaron justo en el exterior de Palacio de Gobierno, en donde quedó el cuerpo de Marisela Escobedo luego de recibir un disparo en la cabeza.

Ahí, los activista colocaron también una manta, en donde aseguran que la madre de Rubí fue una mártir por exigir justicia para su hija.

Asimismo, revelaron que las protestas continuarán, con el objetivo de hallar justicia para la joven y ahora también para su madre.
 

Amnistía Internacional, ONU y CNDH llevarán el caso y presionarán con investigaciones



La presidenta del Cenro de Derechos Humanos para las Mujeres en México, Alma Gómez, mencionó durante esta tarde en la manifestación en honor a Marisela Escobedo Ortiz frente a Palacio de Gobierno que organismos de talla nacional e internacional darán seguimiento al terrible asesinato de la defensora de los derechos de las mujeres y madre de Rubí Frayre.

Evidentemente, dijo lo que sucedió anorche representa un acto sin escrúpulos que pone en entredicho el papel de las autoridades. Fue desde ese momento que lo acaecido se puso a disposición de organismos como Amnistía Internacional y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, así como de los comisionados de la ONU en México e incluso instituciones de la Unión Europea, para que apoyaran con la investigación.

Aseguró que desde el 2003 tales organismos colaboran y dan seguimiento a las denuncias que se hacen tanto en Ciudad Juárez, de manera que ahora reforzarán sus medidas para lograr buenos resultados que gracias a éstos se han hecho, pues han estado pendientes con lo sucedido.

El alto comisionado de la ONU que tiene su sede en la Ciudad de México se trasladará a Ciudad Juárez para continuar con su labor investigativa con el caso de Marisela Escobedo así como con muchos otros, pues las acciones que han llevado tanto ellos como demás instituciones permitieron que hasta entonces 33 casos de mujeres desaparecidas pudieran identificarse, “por lo que 33 familias supieron al menos qué pasó con su hija.”

Bajo amenaza de muerte 3 activistas sociales




(Ciudad Juárez).- Verónica Corchado, compañera de movimientos humanistas de la fallecida Marisela Escobedo comentó esta mañana que no solo la madre de Ruby Marisol se encontraba bajo amenazas si no que al menos tres mujeres más que se encuentran buscando justicia para sus hijas han recibido amenazas para que dejen de exigir que se de solución a los casos de sus hijas.

Comentó que la muerte de Marisela Escobedo la noche de ayer en la ciudad de Chihuahua no las detendrá en sus movimientos, pues a palabras de la derecho humanista Marisela fue una mujer que les enseño a luchar y no quedarse calladas.

Señaló que pese a las amenazas que ya había recibido nunca se detuvo por esclarecer el caso de la muerte de su hija, exigiendo que se castigará al responsable hasta el último minuto incluso con su propia vida.

Por último comentó que las amenazas contra las mujeres que se unieron al grupo de protesta que se realizó por parte de Marisela Escobedo, tres derecho humanistas más se han visto amenazadas por varios sujetos, sin embargó no lo han denunciado por miedo a las propias autoridades.

Adiós Marisela, emblema del feminicidio. Lydia Cacho



Con el rostro ovalado y la mirada firme tras los espejuelos, Marisela Escobedo me dijo que primero moriría que dejar de luchar por esclarecer el asesinato de su hija Rubí Marisol. “Es por ella, pero es por todas las hijas de las demás mujeres de México”, me dijo con la voz entrecortada, “porque al Estado mexicano hace rato que la vida de las mujeres no le importa, entonces seremos nosotras las que digamos, hasta la muerte, que sí valemos, que nuestras hijas merecen un país seguro. Yo sé quién es el asesino y no voy a quedarme callada”.
Estas fueron las últimas palabras que escuché de Marisela hace unos meses. Ayer fue asesinada, emblemáticamente, frente a las puertas del Palacio de Gobierno de Chihuahua. Sus últimas palabras fueron consignas solitarias por la justicia y la no impunidad de los feminicidios.
Manifestándose ante el edificio que alberga a la autoridad, un hombre se acercó a hablarle, ella echó a correr y acto seguido le disparó a quemarropa, uno de los balazos fue directamente a la cabeza. Según el Médico forense está claro que el asesino sabía lo que hacía. Existe un video del asesinato tomado de una cámara de seguridad.
Los paramédicos llegaron a Marisela cuando aun estaba con vida, unas horas más tarde supimos que había muerto. Fue el arma de un asesino la que ultimó la vida de esta joven mujer, pero sin duda son co-responsables los tres jueces que desestimaron las evidencias y restaron importancia a las amenazas de muerte que la familia Bocanegra había expresado contra Marisela. Y son cómplices también todos aquellos que insisten en que la violencia en México no es grave; quienes insisten en que los feminicidios mexicanos no son importantes.
Sergio Rafael Barraza Bocanegra es el principal sospechoso de la muerte de Marisela, ya que es él el acusado de ultimar la vida de Rubí. En 2008 la hija de Marisela apareció muerta y desde entonces su madre se dedicó en cuerpo y alma a esclarecer el asesinato y llevarlo ante la justicia, acompañada de la reconocida abogada feminista Lucha Castro.
Barraza, que fue pareja de Rubí, una adolescente de 16 años, enfrentó un juicio oral por homicidio en los nuevos juzgados de Chihuahua; durante el procedimiento Sergio Rafael admitió haber asesinado a Rubí porque “le había sido infiel”.
A pesar de la evidencia en su contra, en abril de 2010 Barraza fue dejado en libertad, sin embargo, inmediatamente después los jueces determinaron que se equivocaron, que existían suficientes elementos para ejecutar una sentencia de 50 años en prisión. Era demasiado tarde, el acusado estaba prófugo. Entonces Marisela se dio a la tarea de encontrarlo, nos aseguró a algunas periodistas que ya lo había localizado en Zacatecas y que ahora sólo faltaba que lo detuviera la autoridad. Por su mente pasó la idea de ir ella misma, acompañada de otras mujeres, a llevar a cabo un arresto ciudadano del asesino de su hija; un Fiscal le aseguró que lo arrestarían pronto, que no se arriesgara. La autoridad ya había determinado ofrecer una recompensa de 250 mil pesos por Barraza Bocanegra.
Ahora que ella ha muerto el gobernador de chihuahua, César Duarte, afirmó que no tiene duda de que la ejecución de la activista Marisela Escobedo fue por venganza del criminal. Lamentó la muerte de la madre de Rubí, quien “siempre señaló al autor material de la muerte de su hija y que desgraciadamente fue liberado por tres jueces, que insolentemente lo pusieron en libertad”.
El gobernador declaró que solicitó al Congreso de Chihuahua que estos jueces sean separados del cargo para que sean juzgados por las omisiones y el uso indebido de poder en el que liberaron a un sujeto peligroso, confeso de asesinato.
El gobierno de Chihuahua jamás ofreció medidas cautelares a Marisela, a pesar de la evidencia sobre las amenazas de muerte que recaían sobre ella, a pesar de que testificó en el juicio. Marisela intuía que podría perder la vida, me lo dijo, y hacía lo que estaba en sus manos para evitarlo, sin embargo nunca estuvo dispuesta a darse por vencida, murió intentando salvar a otras adolescentes de una muerte como la de su hija, creyendo, hasta el último día, que las Instituciones judiciales de su país la acompañarán en una batalla colectiva por la justicia y la vida de las mujeres.
Tres jueces tuvieron la posibilidad de hacer justicia en un feminicidio, su ineficacia dejó ahora dos crímenes y un asesino en plena libertad. Dejaron tras de si una ola de sufrimiento, indignación y frustración. Con ella se murió un poco de todas nosotras, las activistas que la conocimos y supimos que su batalla era nuestra también.

www.lydiacacho.net / Twitter: @lydiacachosi

EL MOVIMIENTO DE MUJERES CONVOCAN

EL MOVIMIENTO DE MUJERES
CONVOCAN:

A una protesta hoy 17 de diciembre a las 10:00 de la mañana en la Plaza Hidalgo en la Cruz de clavos “Ni una Más” por el feminicidio de la Sra. Marisela Escobedo, madre de Rubí Frayre Escobedo,

Los restos de la Sra. Marisela serán trasladados a ciudad Juárez, en el transcurso del día de hoy, y estará en la funeraria Perches ubicada en la calle López Mateos y Vicente Guerrero de esa ciudad.

Está pendiente la hora y el día de su inhumación.


Justicia para Marisela y su hija Rubí Marisol
 
Centro de Derechos Humanos de las Mujeres
Av. Juárez 4107 B Col. Centro CP 31000
Chihuahua, Chih. México
Tel 52 614 415 4152 y Fax 415 6674

Urgente Ayúdanos a Localizarla Laura Dayana Bernal

Declaraciones de Marisela Escobedo, defensora de los derechos humanos

Declaraciones de Marisela Escobedo, defensora de los derechos humanos
asesinada el 16 de diciembre cuando exigía justicia por el asesinato
de su hija Rubí Marisol

"Hasta el último aliento de vida que yo tenga voy a luchar para que se
le haga justicia a mi hija"

"Aquí está tu madre y aquí va a estar hasta el último momento luchando
por ti, hija"

"Aquí me voy a quedar hasta que detengan al asesino de mi hija" (horas
antes de que fuera asesinada)

"La sentencia existe, que se atrape al asesino para que esté en la
cárcel, donde debe estar, y pague por su crimen"

"Ahora mi hija no está, pero estoy yo para hablar por ella y defender
su derechos"

"Es una burla lo que hicieron las autoridades con todos aquellos que
amábamos y que todavía amamos a Rubí Marisol"

"Yo sé de injusticia y de impunidad.  En donde quiera que nos vean,
vamos  a traer nuestras pancartas porque no vamos a abandonar nuestra
lucha nunca"

"¿Qué está esperando el gobierno? ¿Que venga y termine conmigo?"

"Están esperando a que sea yo la que me tenga que esconder. Si me va a
venir a asesinar este hombre, que me asesine enfrente para verguenza
del gobierno".

"Ya me cansé de hacer su trabajo. Ya me cansé, ahora quiero que ellos lo hagan"

"Ha pasado una semana y ahi viene navidad y es muy posible que si no
se consigue algo, sigamos aquí"

"Justicia: Privilegio para el gobernador y la ex-procuradora. ¿Y Rubí?"

COMUNICADO: La ONU-DH condena enérgicamente el asesinato de la defensora de derechos humanos Marisela Escobedo

Afirman que no ha habido voluntad de cumplir el fallo de la CIDH sobre el caso del campo algodonero


Lo único que quiero es ver al asesino de mi hija en la cárcel. Con esa frase, Marisela Escobedo Ortiz, mamá de Rubí Frayre Escobedo –de 16 años, ultimadaen Ciudad Juárez, Chihuahua–, sintetizó el sentir de cientos de madres de esa urbe fronteriza.
Tras la desaparición de su hija y cansada de la omisión de las autoridades, la mujer emprendió sus propias indagatorias hasta descubrir al asesino: Sergio Rafael Barraza Bocanegra, pareja de Rubí.
Ayer, junto a familiares de varias mujeres asesinadas o desaparecidas en ese municipio, Escobedo participó en una conferencia de prensa en el Hemiciclo a Juárez, en la ciudad de México. Demandaron a Felipe Calderón justicia y que cese la impunidad en losfeminicidios, así como la violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, y le solicitaron una audiencia, y también al procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez.
La mujer narró que Barraza, actualmente de 26 años y con quien su hija tuvo una bebé, agredía y amedrentaba a Rubí, hasta que la mató a golpes. Tras el crimen, abandonó el cuerpo en un tiradero clandestino de Ciudad Juárez y le prendió fuego.
Dejamos de saber de mi hija el 29 de agosto de 2008. Para octubre este hombre me visitó y dijo que todo estaba bien, que se habían ido a Aguascalientes pero que no tenían dinero ni para hablar por teléfono. No me convenció y en diciembre comencé a buscarlos; así descubrí el crimen.
Denunció el hecho ante las autoridades juarenses, ella misma recabó las pruebas para el proceso judicial contra Barraza, pero en primera instancia los jueces lo dejaron en libertad. Escobedo apeló la decisión y un tribunal lo condenó a 50 años de cárcel por el asesinato; sin embargo, el hombre escapó antes de ser detenido y continúa prófugo.
Para lograr su cometido, Escobedo ofrece una recompensa de 250 mil pesos para quien proporcione información del paradero de Barraza. Demandó a Felipe Calderón que los tres niveles de gobierno coadyuven para localizarlo y que la ayude para que la fotografía del asesino aparezca en los medios de comunicación.

Desde el pasado 5 de julio, familiares de víctimas en Ciudad Juárez e integrantes del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua (Cedehm) y del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, emprendieron una marcha desde aquella ciudad fronteriza hasta el Distrito Federal para pedir audiencia con Calderón.
Lucha Castro, del Cedehm, aseveró que desde hace más de 10 años las madres de Ciudad Juárez gritaron al mundo lo que enfrentaba la región ynadie les creyó. Ahora vemos las consecuencias en la violencia que vivimos todos los días.
Señaló que el plan del gobierno federal para regresar la tranquilidad al municipio chihuahuense no aborda la justicia para las mujeres.
Recordaron que este tipo de casos muestran que el Estado mexicano no da señales de querer cumplir con la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el campo algodonero, en la que el organismo internacional encontró que México violó los derechos humanos de víctimas y familiares de feminicidio.
Al concluir la conferencia, las mujeres y sus familiares se dirigieron a Los Pinos, pero a medio camino fueron convocadas a Palacio Nacional, donde las recibió personal de Atención Ciudadana. Ahí se les prometió que este jueves el coordinador delegacional de la Procuraduría General de la República, Bernardo Espino, las atenderá.
Las manifestantes anunciaron que de no recibir una respuesta adecuada de las autoridades federales permanecerán en plantón en el Hemiciclo a Juárez hasta lograr su cometido.

Si vienen por otra, aquí estamos, pero no nos callaremos: Justicia para Nuestras Hijas



La presidenta de la asociación Justicia para Nuestras Hijas, Norma Ledezma, quien formó esa organización tras la desaparición de su hija en el 2002, comentó que el asesinato de Marisol Escobedo no parará su lucha por lograr que la justicia en el estado se dé como tiene que ser, y ahora tendrán un motivo más por el cual dar la batalla al grave problema que sufre Chihuahua.
“Lejos de amedrentarnos vamos a luchar más fuerte. Lo que sigue es más coraje, más decepción, más tristeza, y se siente que se acaban las fuerzas, pero no, ahora lucharemos por una más. Aquí continuaremos, y si vienen por otra, aquí estamos, no vamos a callarnos para nada”, comentó la presidenta de la organización.
Mencionó que el caso de Rubí hubiera sido la estrellita perfecta para la administración de César Duarte, pero ahora lo que único que obtendrá es el desprecio de la sociedad y la falta de confianza de las personas.

Lucha Castro con Carmen Aristegui


Lucha Castro con Carmen Aristegui



Tras las declaraciones hechas en NoticiasMVS por el gobernador de Chihuahua, César Duarte, en las que aseguró que se ejercería un proceso legal contra tres jueces para retirarles el fuero que los protege y así puedan ser juzgados por omisión al otorgar la libertad a Sergio Rafael Barraza, asesino de Rubí; la fundadora de "Justicia para Nuestras Hijas" y abogada de la ahora extinta Marisela Escobedo, aseguró que el feminicidio contra Marisela se trata de un "Crimen de Estado".
"Reivindico que el feminicidio contra Maricela es un crimen de Estado que fue perpetrado a partir de la mano protectora del Estado por la complacencia", aseguró la litigante.
Durante la entrevista Castro rechazó los dichos del gobernador en cuanto a lo que llamó una "minimización" por parte de Duarte al establecer como únicos responsables a los jueces que otorgaron la libertad de Barraza.
"Por supuesto rechazo terriblemente la minimización que pretende hacer el gobernador Duarte en este caso al establecer como únicos responsables a los jueces", sentenció Lucha Castro
Escuche la entrevista en exclusiva con la abogada que además de acompañar a Marisela en todo su proceso legal, también en su dolor como madre. Por otra parte conozca el audio original del momento exacto en el que el 30 de abril de 2010, tres jueces absolvieron de toda culpa al asesino confeso, Sergio Rafael Barraza, del homicidio de Rubí Marisol.

Para Escuchar Audio dar clic
Lucha Castro con Carmen Aristegui

"¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?"



"¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?"

“Yo hablo mucho, pero ahora sencillamente no hay un nombre que dar a lo que pasó… Si también buscan justicia para sus hijas, es pecado. Ya les estorbó, ya no tenemos ningún derecho, ya nos las mataron. Sus asesinos siguen libres y ahora también a nosotras nos van a matar. ¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?, ¿o qué quieren? ¿Quién quiere que los asesinos queden libres y no busquemos justicia? Sencillamente no encuentro palabras para describir lo que pasó”, lloraba la madre de Paloma Escobar y líder de Justicia Para Nuestras Hijas.
Entre sollozos, Norma Ledezma se preguntaba constantemente qué o a quiénes podía afectar el que las madres dolidas y llenas de impotencia pidieran, exigieran que los asesinos sufrieran el castigo que por su crimen merecen.
Con la voz entrecortada pero con la tenacidad que le caracteriza, Ledezma habló ante los medios y manifestó a través de las lágrimas y con pocas palabras el sufrimiento que le causa; el revivir los hechos, el pesar de la muerte de una mujer luchadora, como lo ha sido también ella desde la desaparición y muerte de su hija Paloma Escobar.
Sin entender y con frases retadoras, pidió al gobernador que exponga a los asesinos; sin embargo, también reconoció que en Chihuahua quedan pocas esperanzas de esto, porque los asesinos quedan libres y no existe la justicia “Chihuahua ya no tiene ley, en un crimen bien organizado y un Gobierno mal organizado. Porque ésos que siguen matando son los que empezaron, y cuántos años llevamos pidiendo justicia para nuestras hijas. El único pecado de Marisela es haber luchado… ¿A cuántas más nos van a parar? ¿A cuántos más les estorbamos?”.

Comunicado de prensa; Organizaciones se pronuncian por el feminicidio de Marisela Escobedo Ortiz





17 de diciembre de 2010, Chihuahua, Chih.

Organizaciones se pronuncian por el feminicidio de Marisela Escobedo Ortiz

Ante la incapacidad y el desprecio del gobierno federal y el gobierno estatal, Marisela fue
asesinada por pedir justicia para su hija Rubí.

“No me voy mover de aquí hasta que detengan al asesino de mi hija” fueron las declaraciones de
Marisela, antes de colocar su pequeño campamento en la Cruz de Clavos NI UNA MÁS, en la
Ciudad de Chihuahua. Estaba dispuesta a pasar navidad y año nuevo en ese lugar emblemático, en
el que apenas el 25 de noviembre pasado, había participado en una manifestación junto con las
madres de Justicia para Nuestras Hijas, para colocar en la cruz, más de 300 nombres de las
mujeres que han sido asesinadas en el estado de Chihuahua tan sólo en este año, 2010.

Rubí, tenía 16 años cuando fue asesinada por Sergio Rafael en agosto de 2008. Desde que
desapareció y su pequeño cuerpo fue encontrado en un terreno junto a huesos de marranos, la
madre de Rubí, Marisela, una enfermera jubilada, dedicó su vida a buscar justicia para su hija,
convirtiéndose una defensora de derechos humanos.

El mismo día que el Secretario de Gobernación, Francisco Blake, pedía a la ciudadanía “sacudirse el
miedo para combatir a los criminales”, Marisela fue asesinada frente a las puertas del Palacio de
Gobierno de la Ciudad de Chihuahua, mientras realizaba una protesta pacífica e indefinida para
exigir a las autoridades la detención del asesino de su hija Rubí.

Marisela no sólo se sacudió el miedo, caminó durante días desde la Subprocuraduría de Justicia a
la Ciudad Judicial en Ciudad Juárez para exigir sanción para el asesino de su hija. La acompañaban
una carriola con su nieta de dos años y un cartel con la foto de su hija Rubí. Un tribunal de juicio
oral dejó en libertad al asesino, cimbrando el sistema de justicia.

Marisela, luchadora incansable, logró junto con las abogadas del Centro de Derechos Humanos de
las Mujeres (CEDEHM) que un tribunal de casación (integrado por tres magistrados) rectificara la
decisión de los jueces y logró obtener una sentencia condenatoria contra Sergio Rafael, asesino
confeso, en el que se le condenaba finalmente a 50 años de prisión.

“Ya me cansé de hacer su trabajo, ahora les toca a ellos” decía Marisela. Efectivamente, mientras
las autoridades no lograron encontrar a Sergio Rafael, Marisela con sus propios recursos, lo ubicó
en Zacatecas y dio aviso a la Procuraduría de Chihuahua, que alegó que por trámites burocráticos
no pudo detenerlo.

La Procuraduría del estado de Chihuahua le informó a la madre, que en coordinación con la
Procuraduría General de la República y las de los Estados “se encontraban buscando al asesino de
su hija en todo el país”. Nunca lo encontraron.

Durante dos años, recorrió el país. Regresó a Zacatecas, viajó a la Ciudad de México donde
solicitando audiencia con el Presiente Calderón y con el Procurador Arturo Chávez Chávez, quienes
se negaron a recibirla. Se entrevistó con mandos de la Procuraduría General de la República que le
prometieron que buscarían al asesino de su hija. Tampoco lo encontraron.

Días antes de ser asesinada, acudió a un acto donde se encontraba el Gobernador de Chihuahua,
César Duarte y sacó una pancarta que decía “justicia, privilegio de gobiernos”. La solicitud de
Marisela hizo enojar al Gobernador, como lo documentaron varios periódicos locales. El
gobernador incluso la regañó y despreció. Después, logró entrevistarse con el Fiscal del estado de
Chihuahua que le prometió que revisaría su caso.

Lucha Castro, coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) declaró
“en estos momentos, no se puede descartar ninguna línea de investigación, incluida la de un
crimen de estado pues Marisela no iba a parar hasta que detuvieran al asesino de su hija”.

Marisela murió a las puertas del Palacio de Gobierno y frente a la cruz de clavos que colocaron la
red de mujeres de negro y madres de las jóvenes asesinadas en el estado de Chihuahua. Marisela
fue asesinada por pedir justicia.

Sr. Presidente Calderón y Sr. Duarte, Gobernador de Chihuahua: ¿hasta dónde llega la
responsabilidad de los ciudadanos para hacer justicia y dónde empieza su labor como
autoridades?

Ante tal incapacidad, cantidad de omisiones, desprecio y negligencia, el Estado mexicano es
responsable y debe responder inmediatamente por el asesinato de Rubí y Marisela.

Ya basta. Ni una más.

Justicia Para Nuestras Hijas / Centro de Derechos Humanos de las Mujeres

Para mayor información: Justicia para Nuestras Hijas // info@justiciaparanuestrashijas.org // Tel.
(614) 413-3355 // twitter: @jpnh01 // Centro de Derechos Humanos de las Mujeres //
comunicacion@cedehm.org // Tel. (614) 415-4152.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres Convocan





Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres

Convocan:

 A una protesta mañana viernes 17 de diciembre a las 10 de la mañana en la Cruz de Clavos, frente a Palacio de Gobierno, por el Feminicidio de la Sra. Marisela Escobedo, madre de Rubí Frayre Escobedo.


La. Sra. Marisela fue asesinada el día de hoy 16 de diciembre frente al Palacio de Gobierno, cuando realizaba una manifestación en busca de la justicia para su hija.


Justicia para Marisela y su hija Rubí Marisol

Participamos con profunda indignación EL FEMINICIDIO DE Marisela Escobedo

                                          


                    Justicia para Nuestras Hijas            Centro de Derechos Humanos de las mujeres


Participamos con profunda indignación
EL FEMINICIDIO DE



Sra. Marisela Escobedo Ortiz  
                                                                
52  años de edad.

Defensora de Derechos Humanos


Luchadora incansable exigiendo el castigo para el asesino del
feminicidio de su hija Rubi Marisol


El feminicidio ocurrió frente a las puertas de palacio de Gobierno del
Estado de Chihuahua, frente a la Cruz de clavos NI UNA MÁS, lugar
en que protestaba pacíficamente y por tiempo indefinido, buscando
justicia para su hija.


16 de diciembre de 2010 Chihuahua,Chih. México
! NI  UNA MAS ¡ 

martes, 14 de diciembre de 2010

Se unen organizaciones de derechos humanos a protestas del sector médico.


  


14 de diciembre de 2010, Chihuahua, México

Comunicado de prensa

Se unen organizaciones de derechos humanos a protestas del sector médico.


Las organizaciones de derechos humanos del estado de Chihuahua expresan su preocupación por la integridad de las y los médicos.

Lucha Castro, del centro de derechos humanos de las mujeres declaro: "es inadmisible que las y los doctores se encuentren en grave riesgo en Ciudad Juárez, por el solo hecho de ejercer su profesión".

Los médicos se han convertido en un sector altamente vulnerable a ser secuestrados, extorsionados y asesinados, sin que el estado mexicano haya cumplido con su obligación de garantizar su seguridad.

Las organizaciones lamentan que ante la incapacidad del estado para investigar y sancionar a quienes agreden a los médicos, estos hayan tenido que optar por brindar sus servicios con temor, en la clandestinidad, en consultorios escondidos a puerta cerrada.

Las organizaciones expresan su solidaridad con los médicos y sus familias, se adhieren a sus peticiones, que incluyen la investigación efectiva y sanción de los asesinatos de los doctores  y que los policías federales se descubran el rostro y porten una placa con sus datos. Consideramos que la transparencia y rendición de cuentas permiten reducir la corrupción y la opacidad.

En los países donde existen guerras o conflictos armados, el sector salud cuenta con protección y garantías especiales para ejercer su trabajo por el gran valor de los servicios que proveen a la población. En el contexto del conflicto armado que se vive en Juárez, es urgente que el estado mexicano provea estas garantías y protección.

Las consecuencias de la inacción del estado mexicano para proveer estas garantías pueden ser catastróficas no solo para el sector médico, sino para toda la población del estado de Chihuahua. ¿Quién dará medicamentos y operará a nuestros enfermos?, ¿dónde nacerán los bebes?, ¿quién curará las lesiones y enfermedades?, ¿quién salvará nuestras vidas?

Exigimos que el estado mexicano responda de inmediato a su obligación legal de garantizar la seguridad y el derecho a la vida de nuestras y nuestros doctores.

Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A. C.
Teléfono (614) 4 15 41 52
Justicia para Nuestras Hijas A. C.
Teléfono (614) 4 13 33 55 

Centro de Derechos Humanos Paso del Norte
Teléfono (656)1 70 42 03
COSYDDAC
(614) 4 10 77 55