jueves, 28 de octubre de 2010

       


 Masacre contra trabajadoras de maquila en Juarez amenaza la vida de las mujeres y niñas en el Estado: ongs.

 
El día de hoy, por lo menos cinco mujeres que se trasladaban para trabajar en las maquiladoras de Ciudad Juarez fueron masacradas.
Hay varias personas mas gravemente heridas.
 
Según reportes de periódicos locales, decenas de obreras y obreros fueron atacados cuando se transportaban en autobuses de las maquiladoras. El comando armado disparo indiscriminadamente contra el grupo de mujeres y hombres trabajadores quienes se encontraban totalmente indefensos.
 
Las organizaciones de mujeres del estado de chihuahua "Centro de Derechos Humanos de las Mujeres" y "Justicia para Nuestras Hijas" quienes han denunciado desde hace años las desapariciones y feminicidios sostienen que nunca antes había sido tan peligroso para las mujeres vivir en el estado de Chihuahua.
 
El estado presenta índices de violencia que corresponden a las de un conflicto armado, en el que, como en la mayoría de las guerras, las mujeres y niñas se vuelven particularmente vulnerables y se encuentran actualmente en grave peligro, sin que el estado mexicano haya tomado medidas efectivas para proteger a las mujeres y sancionar los abusos de las que son víctimas.
 
Esta masacre afecta a las decenas de miles de mujeres que laboran en el estado en la industria maquiladora en chihuahua. Sin duda, nos infunde miedo de ser asesinadas cualquier día en el trayecto al trabajo, crea una terrible incertidumbre y angustia de salir a la calle a trabajar y no saber si volveremos vivas con nuestas/os hijas e hijos.
 
Exigimos a la fiscalía del estado de chihuahua que realice investigaciones inmediatas y eficaces e informe a la ciudadanía sobre los resultados semanalmente.
 
Estaremos atentas para que no se presenten chivos expiatorios, jóvenes torturados por el ejercito para auto inculparse, como sucedió con el caso de Villas de Salvarcar. Las investigaciones deberán ser realizadas con profesionalismo y con pruebas científicas e indudables que permitan dar certidumbre a la ciudadanía y sancionar a los verdaderos asesinos.
 
Ambas organizaciones expresamos nuestra solidaridad y acompañamos en su tristeza a las y los familiares de las mujeres trabajadoras de las maquiladoras, víctimas de esta guerra.
 
Exigimos al gobierno federal, estatal y municipal cumplan con sus obligaciones y garanticen los derechos humanos de las mujeres y sus vidas.
 
Para mayor información:

Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C
Ave. Juárez 4107-B
Chihuahua, Chihuahua
tels. 52 (614) 415-41-52


Justicia para Nuestras Hijas A. C. 
Cel: 614 1 64 55 46
Tel y fax: 614 4 13 33 55
Chihuahua, México

lunes, 25 de octubre de 2010

ONG de mujeres sientan precedentes en el nuevo sistema acusatorio de Chihuahua


ONG de mujeres sientan precedentes en el nuevo sistema acusatorio de Chihuahua




· Tribunales deberán aplicar una penalidad mayor cuando las víctimas de homicidio sean mujeres.

· Las víctimas y sus representantes legales (acusadoras coadyuvantes) podrán solicitar la reparación del daño moral , sin necesidad de recurrir al ministerio público.

En dos casos de feminicidio, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) logran sentar precedentes para mejorar el acceso a la justicia para las víctimas, en el nuevo sistema acusatorio.

En abril de 2009, Vianney Yáñez Ortiz decidió comunicarle a su esposo su intención de separarse de él. Entonces, Rogelio Cabrera la estranguló en su propio domicilio en la Ciudad de Aldama, Chihuahua.

En el caso de Vianney, un tribunal oral decidió aplicar una penalidad de 10 a 30 años, fundamentándose en el artículo 125 del Código Penal, el cual se refiere a cuando la víctima se encuentre unida por algún vínculo como: cónyuge, concubina o relación de pareja permanente. No obstante, el nuevo sistema de justicia penal brinda la posibilidad de acudir a un tribunal de casación, integrado por tres magistrados, para revisar la decisión del tribunal oral.

Así, las organizaciones Justicia Para Nuestras Hijas y las abogadas de la organización Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) solicitaron en una audiencia de casación, la aplicación del artículo 126, en lugar del 125, por tratarse de un feminicidio cuyo origen es la violencia familiar y cuya penalidad es de 30 a 60 años de prisión.

Esta sentencia sirve de jurisprudencia y podrá ser citada para que, en adelante, se aplique una penalidad mayor en todos los casos en donde las mujeres sean víctimas de homicidio por su pareja sentimental, con fundamento en el artículo 126 del Código Penal.

En diciembre de 2009, días antes de navidad, Luis Carlos Iracheta golpeó a su esposa Rocío, le cortó el cuello y la degolló en su propio domicilio y frente a sus dos hijitas de tan sólo 3 y 5 años. Después de asesinarla, tiró su cuerpo en un lote baldío y posteriormente se presentó ante la procuraduría a denunciar la desaparición de su esposa.

El día de ayer, 20 de octubre de 2010, el CEDEHM, solicitó nuevamente acudir a un tribunal de casación, esta vez por el caso de Rocío. En la audiencia pública, la organización como acusadora coadyuvante, solicitó la reparación del daño moral a favor de las hijas de Rocío, quienes atestiguaron el asesinato de su mamá.

En el antiguo sistema de justicia, con el monopolio del ministerio público en representación de las víctimas, éstas solo podrían actuar por la intermediación de este funcionario . Sin embargo, con la reforma constitucional del artículo 20 apartado C, las víctimas u ofendidas de un delito tienen el carácter de parte en el proceso, con independencia del fiscal.

En el juicio, las abogadas coayudvantes del CEDEHM representantes legales de las hijas de Rocío, aportaron pruebas para acreditar el daño moral, ofrecieron testimonios de expertas nacionales e internacionales en violencia y derechos humanos de las mujeres , peritajes con perspectiva de género y argumentación basada en tratados internacionales como la CEDAW, BELEN DO PARA Y la sentencia del Campo Algodonero.

Una vez más, el tribunal de casación le dio la razón a los familiares de las víctimas de feminicidio y a las organizaciones de derechos humanos de las mujeres que les brindaron representación legal. Luis Carlos deberá pagar una cantidad adicional para reparar el daño moral que ocasionó a sus hijas, el cual se define como “la afectación que una persona sufre en sus sentimientos, reputación y vida privada”.

Lucha Castro, coordinadora del CEDEHM y abogada de los casos declaró “Estas sentencias evidencian que el nuevo sistema acusatorio tiene también aciertos. Permite que las mujeres víctimas, sus familias y sus representantes legales participen activamente en los juicios; realicen solicitudes bien fundamentadas y puedan obtener sentencias a su favor, en audiencias públicas y orales, que pueden ser presenciadas y revisadas por toda la ciudadanía”.

Para mayor información, puede contactar al CEDEHM Tel. (614) 415-4152. Correo: comunicacion@cedehm.org.mx Justicia Para Nuestras Hijas. Twitter @jpnh01