viernes, 17 de diciembre de 2010

"¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?"



"¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?"

“Yo hablo mucho, pero ahora sencillamente no hay un nombre que dar a lo que pasó… Si también buscan justicia para sus hijas, es pecado. Ya les estorbó, ya no tenemos ningún derecho, ya nos las mataron. Sus asesinos siguen libres y ahora también a nosotras nos van a matar. ¿A quién le duele tanto que pidamos justicia?, ¿o qué quieren? ¿Quién quiere que los asesinos queden libres y no busquemos justicia? Sencillamente no encuentro palabras para describir lo que pasó”, lloraba la madre de Paloma Escobar y líder de Justicia Para Nuestras Hijas.
Entre sollozos, Norma Ledezma se preguntaba constantemente qué o a quiénes podía afectar el que las madres dolidas y llenas de impotencia pidieran, exigieran que los asesinos sufrieran el castigo que por su crimen merecen.
Con la voz entrecortada pero con la tenacidad que le caracteriza, Ledezma habló ante los medios y manifestó a través de las lágrimas y con pocas palabras el sufrimiento que le causa; el revivir los hechos, el pesar de la muerte de una mujer luchadora, como lo ha sido también ella desde la desaparición y muerte de su hija Paloma Escobar.
Sin entender y con frases retadoras, pidió al gobernador que exponga a los asesinos; sin embargo, también reconoció que en Chihuahua quedan pocas esperanzas de esto, porque los asesinos quedan libres y no existe la justicia “Chihuahua ya no tiene ley, en un crimen bien organizado y un Gobierno mal organizado. Porque ésos que siguen matando son los que empezaron, y cuántos años llevamos pidiendo justicia para nuestras hijas. El único pecado de Marisela es haber luchado… ¿A cuántas más nos van a parar? ¿A cuántos más les estorbamos?”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

PUEDEN HACER SUS COMENTARIOS...